¿Quieres cubrir Primavera Sound 2014? Pues paga 50€

Polémica medida de cobrar 50€ por la acreditación de prensa

Si tienes un medio y/o trabajas en él y tienes pensado ir a cubrir la edición 2014 del festival barcelonés Primavera Sound ya puedes ahorrar cincuenta machacantes, o, si trabajas para un tercero, pedírselos a tu “jefe”-sin que se ría en tu cara- para poder asistir como prensa para dar testimonio de lo que ocurra en el evento. Y es que la organización ha tenido la idea de cobrar esa cantidad a todo acreditado “como objeto favorecer las condiciones de trabajo y la experiencia global de los medios acreditados antes, durante y tras el evento“, según rezan sus condiciones. Todo innovación que a los que nos dedicamos a escribir en este mundillo -con nuestros muchos o pocos recursos y de la forma más honesta posible- sobre festivales, conciertos o sesiones nos suena a medida recaudatoria. Y esto viene por parte de una dirección que no dudó en pedir apoyo mediático para la denuncia de la abusiva medida del Gobierno de subir el IVA cultural a 21%. Y prácticamente la totalidad de medios especializados nos sumamos como altavoces. A veces la vida tiene estas ironías.
Entiendo que el volumen de peticiones de acreditaciones de un festival internacional como Primavera Sound debe ser inmensa, al igual que Sónar, con un departamento de prensa desbordado. TODO el mundo quiere estar, desde una televisión sueca hasta el/la bloguero/a más fashion victim para fichar outfits. Centrándome en el medio digital, y sobre todo en un blog como puede ser E&R (por no quitar la coletilla blogspot algunos lo pueden considerar poco profesional), comprendo que haya un filtro basado en el tipo de medio y en la cobertura previa del evento para que el listillo/a de turno no se aproveche de disfrutar de un festival con un line-up de primera categoría y así poder pegarse la fiesta por la patilla (o como dijo Rafael de Siria de Pachá Ibiza en MMD, “querer acreditación para entrar gratis y pedir copas“) para luego hacer un trabajo como poco chapucero, eso en el mejor de los casos si tiene la consideración de sentarse delante del teclado. Es decir, ser uno más del público – el ente masivo que ha pagado religiosamente su abono y que costea el festival junto con marcas y patrocinios- sin poner un duro a cambio de hacer entre nada y muy poco. Y sí, de esos hay muchos (incluida gente de grandes medios, que sí podrían abonar sin problema los 50€ o 100€ euros que se pidiesen por acreditación) pero no somos todos.
Llevo varios días leyendo diferentes opiniones al respecto sobre la polémica medida de poner un valor económico a la acreditación. Como es lógico priman las que están en contra. Muchos ponen de ejemplo acreditar cobrando como si se tratara de un festival de cine o de moda. No sé hasta qué punto se puede asemejar ambos, que tienen más de feria profesional, con un festival de música que está más enfocado al público en general. Si lo que busca Primavera Sound es una criba donde el medio grande se coma al pequeño, o al blog al uso, su plan es espléndido. El departamento de prensa que reciba las solicitudes ya no tendrá que decidir quién es “profesional” y quién no. Con convertirse en taquilleras tendría que ser suficiente ¿no?. O ¿aún así, cobrando 50€ por barba, harán un trabajo de selección para decidir quién es “profesional” y quién no, preguntando por el tipo de tratamiento que se pretende dar durante y a posteriori? ¿Al medio pequeño también se le va a hacer pagar pediendo explicaciones de cómo trabaja? ¿Esos 50€ incluye barra libre como un cotillón de Nochevieja o solo un acomodo muy cuco donde el encargado de cubrir el evento pueda dejarse sus euros en la barra para refrescar el gaznate?
Además de que este periodista le dedique mucho tiempo a un “blog feo” como E&R, que se actualiza a diario con contenido propio, que tiene su propia agenda, propone sus propios premios y además apuesta por un formato radiofónico semanal, y que no tiene publicidad (aunque alguna propuesta nos haya llegado) ni ayuda externa para mantener una independencia total en la escena (con las fiias y fobias que como persona uno puede tener cuando se da una opinión); también trabajo desde hace dos años como Redactor-Jefe en otro medio especializado. Por lo tanto sé de primera mano cómo funcionan las cosas y su valor. Pero también conozco de primera mano el esfuerzo y el trabajo que supone cubrir eventos de varias jornadas maratonianas, como para pagar por ello. Porque una cosa es no ver un duro por un trabajo y otra cosa es perderlo en beneficio del organizador. Ser puta y poner la cama. ¿Os acordáis cuando los clubs de fútbol quisieron cobrar a las radios por narrar los partidos?
A título personal, y tras cuatro años de vida de este lugar, uno no puede ceder a este tipo de medidas, porque desde aquí se podrá hacer un trabajo prácticamente por amor al arte, pero jamás traspasaré la línea de pagar a una organización privada para poder desarrollar una actividad profesional dentro del evento de esa misma organización. Otra cosa es que fuera como cliente con vistas de no escribir ni un estado de Facebook.
Es muy posible que a Primavera Sound le resbale lo que se diga desde aquí, ellos seguirán existiendo por encima de pequeños espacios como éste. Espacios que aún sin acreditación tuvieron el decoro de publicar una crónica de un fiel lector, mil gracias de nuevo Edu, que acudió como público.
Este año tenía pensado repetir experiencia solicitando que la misma persona fuera acreditada porque conozco su responsabilidad si le encomendara el encargo, ya que lamentablemente no puedo costearme la estancia en Barcelona para dos festivales como Primavera y Sónar. Sin embargo, esta regla de cobrar de forma sistemática a la prensa me parece tan denigrante para la profesión, además de un desprecio máximo a la labor que se hace desde a blogs especializados con personas detrás que se toman en serio la comunicación y la música, que no sé si llegaría a aceptar una crónica en las condiciones de 2013.
Según Primavera Sound la sola presencia de un “profesional” que quiera cubrir su evento vale 50€, y como empresa está en su derecho de pedirlos. Para un servidor la dignidad del que de verdad quiere informar no tiene precio. Y ésto sí que es innegociable.
Publicado por: B-Face
Anuncios