Ardy Dj [“DANCING IN THE MOONLIGHT” Ep]

Aun recuerdo el primer tema que escuché de Dj Ardy, ya seguía algunos djs productores canarios desde hacía tiempo pero fue darle al play y alucinar por que aunque suene a tópico el si que tiene un estilo único y especial.
La anécdota viene a colación porque tras escuchar una y otra vez la nueva entrega del canario, he revivido esa sensación multiplicada por tres. Y es que este es el Ep de los tres que a sacado de momento que mas le identifica “Mr Moon” techouse con toque hipnótico que engancha de principio a fin.
Y Zambia es un cañonazo Deep house con tintes Afro de los que no pueden faltar en tu colección.

Anuncios

Cuando la música te puede salvar la vida, literalmente

El 14 de septiembre de 2008, el DJ Professor Angel Dust y su mujer fueron detenidos en el aeropuerto de Tocumen, Panamá, cuando iban a coger un vuelo de regreso a Barcelona. Cada uno llevaba dos kilos y medio de cocaína pegados al cuerpo con cinta adhesiva. Su hija de dos años, que viajaba con ellos, fue llevada a un orfanato; a ellos los encerraron en dos cárceles distintas.

Cuando el realizador Héctor Herrera, amigo personal de Angel, se enteró de la situación, supo que debía hacer algo. Siendo panameño, sabía exactamente a lo que su amigo se exponía: insalubridad, pandillas violentas y corrupción. Un lugar hostil para un chico rubio, pálido y delgado que no había sido detenido nunca. Un día después de conocer la noticia, Herrera aterrizaba en Panamá acompañado de Mauricio López, hermano pequeño del DJ.

Lo que empezó siendo una visita para ayudar, acabó convirtiéndose en el documental “Angels & Dust”, que estrenará La 2 el próximo 10 de agosto.

El documental retrata las peripecias de Paco —así es como le conocen sus amigos— en los centros penitenciarios La Joya y El Renacer. En condiciones normales hubiese sido imposible grabar en las cárceles, pero Herrera no era un desconocido. En 2002, dirigió el documental One Dollar: El Precio de la Vida, que refleja la violenta realidad en el gueto de Panamá City con toda crudeza. La película se convirtió en en una cinta de culto para muchos jóvenes del país, y su popularidad del documental permitió que Herrera se ganara el permiso de los guardias y el respeto del resto de presos.

Herrera no se conformó con ser un testimonio. Paralelamente a la grabación, hizo todo lo posible para ayudar a que Paco, su mujer Kene (que se encontraba en una cárcel distinta) y, sobre todo, la hija de ambos mejoraran su situación. Una de sus gestiones acabaría siendo clave para que Paco pudiese volver a tomar las riendas de su vida. “Mientras él estaba en La Joya, yo me enteré que en El Renacer había un estudio de grabación. Conocía a gente que estaba dentro y me decían, ‘traelo pa acá que le vamos a poner hasta un secretario, que aquí hace falta un productor musical’”, dice Herrera.

Consiguieron el traslado, y Paco pudo entrar en contacto con el estudio. “Era un estudio muy primario, solo había un ordenador viejo. El estudio era de un grupito y no dejaban que los demás internos entraran. Ni siquiera hacían música. La mayoría del tiempo se lo pasaban tirados en el sofá fumando marihuana y explicando sus batallitas”, recuerda el DJ. Para ganarse su confianza, Paco le propuso a Matón, el cabecilla, grabar algunos tracks juntos. Al rapero le gustó el resultado y permitió que el DJ entrara en su círculo.

Cuando Matón fue liberado, Paco cogió las riendas del estudio. Consiguió algunos programas y llegó una donación desde Barcelona: un Mac, una tarjeta de sonido, unos auriculares, un teclado midi y librerías de sonidos. Cuando lo tuvo todo montado, prohibió que se fumara hierba en estudio y lo abrió para todos los presos.

Además de re-activar su carrera como productor, Paco se propuso convertir el estudio en un programa de re-habilitación para otros reos. “Me parecía estúpido que se estuvieran grabando canciones de apología a la violencia. Eso no servía para nada. Mi objetivo era convertir la actividad en el estudio en un programa oficial y eso era imposible haciendo apología de la violencia”, dice.

Escribió la canción Paz en el Guetto y la grabó con la colaboración de otros presos. Tras interpretarla en la cárcel, la canción llegó a manos del cantante Manuel Corredera, quién le propuso volver a grabarla en un estudio profesional y con artistas conocidos —un poco en la estela de “We Are The World”—. Así se convirtió en una suerte de himno nacional y Paco acabaría pidiendo un permiso para interpretarla delante de 10.000 personas en el Concierto por la Paz de 2011.

Su participación en el concierto sirvió para consolidar su programa de rehabilitación a través de la música. Gracias a su insistencia, Paco logró que las autoridades aceptaran que pudiese conmutar su trabajo en el estudio para reducir su condena. La confirmación definitiva le llegó en febrero, y el pasado mes de septiembre fue liberado. Una vez más, la música le había salvado la vida. Esta vez, probablemente, de forma literal.

Fuente: PlayGround, Por: Jordy Berrocal

El famoso mató a la estrella de la cabina

wmc-winter-music-conference

“Llego con mi ordenador, lo conecto y le voy dando a la tecla de intro. Todos hacemos lo mismo”. Así resume sus sesiones Deadmau5 en un artículo publicado en su propia web y titulado Todos le damos al botón de play. El canadiense es uno de los grandes nombres de la electrónica actual. Forbes calcula que este dj vale unos 15 millones de euros y esta temporada ha entrado en la alineación de Hakkasan, el megaclub de Las Vegas, que le paga unos 300.000 euros por sesión. Cuando Paris Hilton hizo su debut tras los platos en 2012 en un evento en São Paulo, el resultado fue un esperpento. Se equivocó de canción varias veces, se le descontroló el volumen, parecía estar más pendiente de buscar un espejo en el que comprobar lo bien que le sentaba su atuendo y cada vez que le echaba un vistazo a la mesa de mezclas parecía que había avistado un ovni. Entonces, Deadmau5 declaró: “Seamos sinceros, los mayas vieron venir este apocalipsis”.

Paris Hilton puede atraer a gente más diversa”, defiende su mánager
Este mes de agosto, Paris vuelve a Amnesia, en Ibiza, donde todos los miércoles pinchará y será anfitriona de una fiesta llamada Foam & Diamonds. “Paris no es una dj, es una celebridad”, aclara Harold Gallo, su mánager. “Pero la fiesta el año pasado fue un éxito. Nadie creía en nosotros y en la isla hubo muchas críticas cuando se supo que ella iba a estar en Amnesia. Soy consciente de que mucha gente se acercó para ver si se equivocaba. Pero aquí estamos otro año más. Paris ya no es una turista en Ibiza, es parte activa de lo que pasa en la isla”.

Ha transcurrido más de una década desde que los famosos empezaron a ponerse tras los platos en busca de diversión, atención, reconocimiento, dinero, o lo que fuera. Con el tiempo, cada vez han sido más los que han encontrado en el oficio de dj una salida tan vanidosa como lucrativa. Lo que ha sucedido durante este tiempo es que los dj’s también se han convertido en celebridades. Y como termina sucediendo en casi todo, el nivel se ha igualado por abajo. Es complicado hoy saber quién le echa más morro al asunto: el famoso convertido en dj o el dj que ya aparece con regularidad en la prensa del corazón. Por cada broma al respecto del hijo de Tom Cruise, Connor, pinchando en la inauguración de una fiesta utilizando una lista en Spotify que contiene temas de Coldplay o Beyoncé, existe un vídeo de David Guetta, el millonario dj y productor, haciendo de cheerleader tras la cabina, brazos en alto, mientras el espíritu santo dispara samplers y efectos. “David se ha hecho en el mundo de la música. En cambio, Paris viene de otro lugar y puede atraer a gente más diversa. Son historias diferentes, pero no deberían ser excluyentes. En Ibiza creo que hay que dejar de lado la competición y centrarse en el buen rollo”, justifica el mánager de Hilton.

El actor Elijah Wood en una fiesta de Lacoste. / GETTY
Elijah Wood pincha bajo el nombre de DJ Wooden Wisdom, y aunque se le conceden ciertas credenciales en el underground —es propietario de Simian Records, un sello de música indie—, se le critica por poner caras de actor mientras mezcla canciones. Sasha Grey tiene una banda de rock gótico (aTelecine) y también es dj. Hizo porno y le gusta hablar de Godard en sus entrevistas. Ambos comparten reparto en la última de Nacho Vigalondo (Open windows), demostrando que hoy día es casi imposible hacer una película, una serie o un reality sin que alguno de tus protagonistas sea también pinchadiscos.

El actor que interpreta a Hodor en Juego de tronos pincha. Snookie, de Jersey shore, pincha. La otra facción que cada día pisa más fuerte en el universo del dj celebridad es la de los hijos de o hermanos de quien sea. Solange Knowles, hermana de Beyoncé se reivindica utilizando vinilos. Asia Argento mantiene en vilo a todos los que la contratan, gracias a una bien cimentada reputación de personaje imprevisible y elusivo. Alexandra Richards, hija de Keith Richards, ha hecho sus pinitos, triunfando más en Instagram que en la pista. Daisy Lowe, modelo y descendiente del vocalista de Bush, la banda posgrunge, fue de las primeras en ser captadas por las marcas para poner discos en sus fiestas posdesfile. Ella juega también en la liga de las it-girls convertidas en pincha, como Alexa Chung. El modelo Jesús Luz aprovechó su periodo como pareja de Madonna para ponerse tras los platos. Pierre Sarkozy se ha hecho habitual de las cabinas de la noche madrileña.

Pierre Sarkozy en la sala madrileña Gabana 1800. / JOE SCARNICI (GETTY)
“Para mí, es un divertimento. No tengo platos en casa, ni me lo tomo excesivamente en serio”, dice David Delfín. El diseñador arrancó su carrera como dj en una fiesta en Barcelona organizada por la ilustradora y agitadora nocturna Silvia Prada. Pone discos junto a su amiga Bimba Bosé o con Mario Vaquerizo y Alaska. Mientras, prepara su próxima colección. “Yo ya casi no salgo, pero cuando me llaman para pinchar es una excusa para hacerlo. No poseo una técnica depurada, pero estudié piano y solfeo, por lo que oído tengo. No me preparo las sesiones más allá de la primera canción; luego, ya veremos. Con Bimba, cada uno pincha un tema, y eso es un reto divertido”.

Aparte de facturar un extra y hacerse presente, ejercer de dj, para alguien que viene de otro ámbito, realmente, ¿es más útil que aparecer en, pongamos, Sálvame? “Mira, todo son procesos creativos”, recalca Delfín. “Pinchar también lo es. No te diré que eso afecta a mis colecciones, pero hacerlo te mantiene vivo, alerta, despierto. No tengo ninguna intención de hacerme profesional de esto, pero me divierte y cada vez lo hago mejor”. En 1998, el discurso de Delfín hubiera sonado a excusa o boutade. Hoy, tiene todo el sentido del mundo. Al final va a resultar que los turistas se lo toman mucho más en serio que los profesionales. En este mundo y entre esta gente, solo se trata de darle al play. Macaulay Culkin lo tiene claro: por eso sus fiestas en Nueva York se llaman ‘El iPod de Maculay‘. Lo conecta. Y la gente baila. O le mira.

Fuente: El País – por: Xavi Sancho

Clubcast: DJs en streaming para clubs

Tommy Trash Live Clubcast

Tommy Trash pinchando en streaming para un evento Clubcast en Motebello.

Mixify es una empresa neoyorquina que se ha hecho popular ofreciendo streamings en directo de actuaciones de importantes DJs, especialmente DJs pertenecientes al movimiento mainstream conocido como EDM. Desde 2012, la empresa ha realizado streamings de audio, de vídeo y “visual streamings” (una retransmisión de audio con efectos visuales sincronizados), combinados con chats en los que los fans interactúan con los DJs. La popularidad de la empresa no ha parado de crecer gracias a la explosión del sonido EDM en EEUU, algo que les ha permitido obtener unos cuantos inversores (fondos de capital y DJs populares como Tommy Trash han apostado fuerte) para dar el siguiente paso y ofrecer un nuevo servicio llamado Clubcast, que permite que los responsables de la programación de los clubs, en lugar de contratar a un popular DJ para actuar en persona en su club, contraten una retransmisión en directo exclusiva del DJ. 

Clubcast asegura un streaming con imagen y sonido de alta calidad “en dos direcciones”, lo cual se refiere a que el el público ve al DJ en su cabina en una pantalla gigante, mientras el DJ ve al público también en una pantalla para poder observar sus reacciones y decidir el rumbo de su sesión. Evidentemente estos streamings para clubs son muchísimo más baratos que la contratación del DJ “en persona”, lo cual permite que cualquier club pueda contar con la “presencia” (por llamarlo de alguna manera) de cualquier DJ, aunque sea un club de presupuesto modesto. Mixify no solo ofrece el streaming, se encarga de todo el proceso de contratación del DJ, promoción y producción del evento.

Si Clubcast tiene o no éxito dependerá únicamente una cosa: que guste a los clubbers.¿Convencerá a los clubbers el hecho de que no van a ver en persona a su estrella favorita? A fin de cuentas, Clubcast es similar a lo que ofrecen desde hace tiempo algunas cadenas de salas de cine para aumentar la rentabilidad de las salas, ofreciendo la retransmisión de conciertos (hasta ópera) y eventos deportivos. Si la ausencia física del DJ en la sala se refleja en entradas y consumiciones más baratas, los clubbers con menos poder adquisitivo podrían interesarse en este tipo de eventos. Por el momento el servicio sólo va a estar disponible en EEUU, principalmente en ciudades de la costa este.

Más información en la web de Clubcast.

Fuente: hispasonic

Así dominan los Ingleses los festivales Españoles

Los festivales de música moderna en España viven hace tiempo un estancamiento, creativo en casi todos los casos y económico en algunos (baste recordar la venta in extremis del Festival de Benicássim el julio pasado). ¿Qué nos ofrece el panorama en 2014? Intentamos averiguarlo preguntando a responsables de las primeras citas del año: SOS 4.8 (Murcia),Viña Rock (Albacete) y Laboratorio de Electrónica Visual (Gijón). Un avance: esta temporada hay más conflictos políticos, empresariales y culturales que ninguna otra época de los festivales en España.

Una de las principales críticas de los últimos años es la homogeneidad del menú de los grandes festivales españoles. Artistas como The Prodigy o Pet Shop Boys, cabezas de cartel del SOS 4.8, han tocado ya en casi todas las citas importantes de nuestro país. Roger Dedeu, codirector del SOS 4.8, explica el fenómeno: “Tiene que ver, sobre todo, con cómo está organizado el mercado. En Londres hay 20 o 25 agencias, que representan a casi todas las bandas del mundo. Cada año, de septiembre a noviembre, vamos allí todos los festivales tipo SónarPrimavera Sound o Benicássim a decirles lo que nos interesa y la cantidad que estamos dispuestos a pagar. Cuando leen todas las ofertas, las van valorando. No es un mercado libre, ya que estas agencias tienen casi todo el poder. Son ellas las que deciden quién está disponible y a qué precio. Tú eliges, por ejemplo, los cabezas de cartel de una lista de 15”.

Además, asegura que los precios nunca son fijos, que dependen de variables que sólo ellos conocen. Por ejemplo, cambia mucho si el día anterior al festival el grupo que interesa al programador está tocando en Oporto o en Los Ángeles. “Nunca te dicen que Prodigy cuesta tantos miles de euros, deciden según sus necesidades. A Londres van a comprar todos los festivales del planeta, igual que van a negociar a la City todas las compañías de seguros”, explica.

España ya no es la prioridad

¿Otro dato crucial? España ya no es territorio prioritario en el circuito global de conciertos. “Desde hace un par de años, con la crisis y la subida del IVA cultural, hay muchos grandes nombres que pasan de venir aquí. Ocurrió con Neil Young el año pasado y también con otros. No te puedo dar nombres concretos, porque nosotros hacemos las ofertas y no nos explican los motivos de cada rechazo, pero está claro que nos dicen “no” más veces que antes”.

Festival estrella de levante sos 4.8

Festival estrella de levante sos 4.8 Una crítica fuerte que afloró en 2014 fue la homogeneidad racial y de género de los festivales españoles. La acusación más comentada fue el reportaje titulado “Un análisis estadístico del cartel del Primavera Sound”. ¿Conclusiones principales? La mayoría de los grupos del Primavera Sound están compuestos exclusivamente por hombres blancos.

El festival se anuncia como “novedoso”, “arriesgado” y “ecléctico”, pero no cumple ninguna de las tres categorías. Incluso destaca que el 15% de sus grupos son mayores de 55 años o artistas que vuelven, exclusivamente, para satisfacer la nostalgia del público más solvente. “Hice el análisis por curiosidad. Quería comprobar de alguna forma que el indie es algo para hombres blancos de cierta clase social. Lo que más me inquietaba es que hablamos de una identidad cultural con una retórica muy excluyente (por ejemplo, distinguiendo la música “auténtica” de la “popular”). En general, creo que el Primavera Sound no debería tomarse tan en serio, porque muchas veces el indie recurre a unos conceptos medio religiosos y conservadores, hablando de pureza de música o de ídolos, todo bañado en una especie de superioridad moral bastante chunga. Les diría que simplemente hagan su festival comercial y no intenten darle lecciones a nadie”, explica desde MéxicoYoung Vibez, seudónimo del responsable de esta pieza de periodismo de datos. Gabi Ruiz, director del Primavera Sound, reconoció el año pasado la pertinencia de estas críticas. “Es algo que tengo clavado: el Primavera Sound es un festival para blanquitos”, declaraba en la revista Rockdelux.

Mutaciones turísticas

Preguntamos por este asunto a Roger Dedeu, que este año no cuenta con ninguna mujer entre sus cabezas de cartel y con una cifra modesta en el resto de la programación. “Leí con interés el análisis estadístico del Primavera Sound. Mi opinión es que todo esto depende poco de nosotros. Es más un problema del sector. No tenemos ningún inconveniente en traer más chicas o más grupos étnicos, pero no tengo muy claro cómo podría hacerlo. Este año hemos preguntado por Pussy Riot, pero no podían porque estaban en la cárcel y, además, querían abandonar la música. También preguntamos porDum Dum Girls, pero no les venía bien por fechas, además de que tenían firmada una exclusiva con el Primavera Sound”.

Te venden un artista y algunas veces te obligan a pagar la exclusiva, por la que te añaden un recargo. Nosotros hemos renunciado muchas veces a una exclusividad para que algún artista pudiera tocar en otro festivalLas exclusivas son otra de las grandes polémicas de la escena. “Estamos ante otra cuestión que imponen las agencias de Londres. Te venden un artista y algunas veces te obligan a pagar la exclusiva, por la que te añaden un recargo. Nosotros hemos renunciado muchas veces a una exclusividad para que algún artista pudiera tocar en otro festival”, afirma.

¿Último punto caliente? Dedeu reconoce que los festivales han sufrido una mutación en sus objetivos: “Atraer turismo es una de las metas básicas del SOS 4.8. Ayudamos a posicionar a Murcia como región, que en principio no es un territorio que atraiga especialmente al público joven. Los festivales han dejado de ser un sitio donde vas a escuchar música exclusivamente. Se están transformando en algo más que afecta a los negocios, al turismo y a la logística. A nivel internacional, estaba claro hace tiempo, a nivel nacional hemos sido pioneros. Creo que fomentamos la convivencia entre lo local y lo internacional”, señala.

Sobredosis publicitaria

Nando Cruz, veterano y respetado periodista musical, comenta la situación a la vez que manifiesta su progresivo desinterés por unos festivales de verano que son cada vez más repetitivos: “La mayoría ha renunciado a su papel de radar cultural. Me refiero a un radar que contribuya a abrir el abanico estilístico y a introducir otros discursos y visiones del mundo, no a buscar más grupos que eternicen los mismos sonidos. Lo digo teniendo en cuenta que en el Primavera Sound y Sónar, los festivales que más sigo, siempre hay hueco para propuestas sorprendentes. Si algo asfixia nuestra sociedad es la sobreinformación y los estímulos para el consumo. Los festivales no solo no se presentan como un espacio en el que romper esa dinámica, sino que la acentúan en una espiral de dos o tres días”.

Festival arenal sound

Festival arenal sound

“En algunos festivales el acoso de las marcas es incluso más exagerado que en la calle más comercial de la ciudad. Y lo es tanto que no hay manera de que el discurso del grupo más transgresor acabe sonando como una anecdótica nota a pie de página. Entiendo la necesidad del patrocinio, pero no percibo que revierta en favor del público. No veo que las entradas sean más baratas, ni que baje el precio de todo lo que se consume dentro de los recintos: cervezas, comida, etcétera. Los festivales se han consolidado como un modelo de negocio alrededor de la música. Subrayo  “alrededor” porquedonde más dinero se mueve es en las barras, hoteles y servicios. Por eso todas las ciudades quieren su festival: su turismo cultural” apunta Cruz.

Para el periodista los festivales han renunciado poco a poco a la posibilidad de ser espacios donde se cuestione el pensamiento dominante para convertirse en un concentrado de este. “Se ha impuesto un único modelo de festival: el escaparate de grupos emergentes y/o exitosos presentados en formato outlet. ¿Cómo mejorarlo? Ni idea. Pero sospecho que ya no es una cuestión de contenidos. Quizá haya que empezar a repensar el propio modelo de festival”, concluye.

Viña Rock y Arenal Sound

Otro tipo de problemas acechan a los festivales. Por ejemplo, Viña Rock (Villa Robledo, Albacete), sufre un rechazo mediático difícil de justificar. ¿Será por el contenido político de las letras de muchos de sus grupos? Es el caso de Gatillazo, Soziedad Alkohólika o Reincidentes, entre otros muchos nombres de la edición 2014. Responde Tomás Abril, responsable de prensa: “En nuestra oficina también hacemos el festival Arenal Sound, que tiene grupos menos políticos y recibe más atención de los medios. Es extraño porque Viña Rock bate récords de asistencia y es el festival que más gente atrae del estado español. Supongo que el desinterés de los medios tiene algo que ver con esas letras politizadas. Todos sabemos que algunos de los grupos que suelen venir aquí les han prohibido tocar en muchos puntos de España. Por suerte, en Viña Rock todos los artistas actúan con total libertad”.

Arenal Sound, el otro gran festival de esta empresa, se celebra entre finales de julio y comienzos de agosto en Burriana, Castellón. Aquí tienen otros problemas, como una oposición recelosa, contraria a ampliar el acuerdo de permanencia y un ingeniero municipal que opina que el aforo debería de rebajarse de 60.000 a 40.000 personas. “El aforo del festival está firmado, en regla, todo legal. Es el mismo del año pasado y de los anteriores.  En 2013 se batió el récord de asistencia y no hubo problemas. Antes y durante el festival se pasan inspecciones diarias. Hay salidas de emergencia y dispositivos de seguridad y asistencia para cualquier problema que surja”.

También afirma que se ha suavizado la relación con el pueblo que les acoge. “Es cierto que el Arenal tuvo alguna contestación de los vecinos, sobre todo de los más cercanos al recinto, porque les molestaba el ruido. Poco a poco se liman estos problemas. Los vecinos cada año aprenden a sacar más partido de la gente que acude al festival. Por ejemplo, en Viña Rock, todas las calles alrededor del festival ofrecen duchas y baños para sacarse un dinero. En Burriana se ven cada vez más tratos de este estilo”, señala.

¿Otro circuito es posible?

Este fin de semana, en el Centro de Arte Laboral, se celebra un festival que al menos ofrece otro modelo: el Laboratorio de Electrónica Visual (LEV). Se trata de reunir, dentro de los límites del presupuesto, las propuestas más arriesgadas de la cultura de clubes y los experimentos audiovisualesestéticamente cercanos. “Nuestro cartel es atípico dentro de la oferta de festivales y eso hace que tengamos un público de una edad e inquietudes que se alejan un poco de lo que es usual en festivales electrónicos. Te parecerá mentira, pero no seríamos capaces de definir la programación por géneros o etiquetas. En la electrónica parece haber una especie de regresión en cuanto a estilos ¿No está ahora la gente loca por el house? Nosotros apostamos por programar artistas difíciles de catalogar”.

Festival monegrosgpf6478

Festival monegrosgpf6478

En claro contraste con el LEV, más de uno se habrá quedado a cuadros al ver a Steve Aoki como uno de los cabezas de cartel del festival de Monegros 2014. El problema es que hace tiempo que se sabe que Aoki ha llegado a pinchar sesiones pregrabadas, en vez de hacer su trabajo en directo (el equivalente a que los Rolling Stones dieran conciertos en playback). Otra señal inequívoca de que hay que replantearse muchas cosas en nuestra escena de festivales.  Seguramente la cita que ofrece una alternativa más completa al modelo dominante sea el Rototom de Benicassim, el festival jamaicano más grande de Europa, que apuesta por precios bajos, entrada libre para niños y ancianos y rechazo a los patrocionios que no encajan en la filosofía del festival (no se despacha Coca Cola por su prácticas antisindicales). La escena festivalera de nuestro país es amplia, diversa y llena de matices, pero empieza a a imponerse la idea de que hay que reinventarla para que vuelva a la vida.

Cuidado con la reforma de la ley de propiedad intelectual

logo tweewoo

Una  medida “innecesaria y desproporcionada”. Una “barrera” para nuevos negocios.Una ventaja desleal para las entidades  privadas de gestión de derechos de propiedad intelectual.  

Eso es lo que dice el informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia sobre el nuevo canon que el gobierno pretende imponer a las páginas web que enlazan a noticias de otros medios. El informe critica duramente la tasa y dice además que la misma no debería en ningún caso ser “irrenunciable” por parte de sus beneficiarios.

Necesitamos que el gobierno vea cuanta gente se opone a este abuso. Es el momento de seguir sumando firmas para evitar que esta absurda tasa se implante. Comparte la petición en Facebook para que podamos llegar a las 100.000 firmas >>

Este canon por cita es un abuso pactado por el Gobierno y los editores de los grandes periódicos, que intentan compensar las pérdidas de su mala gestión y su incapacidad de adaptarse a un nuevo entorno haciendo pagar a otros. ¿Y quiénes salimos perdiendo? Pues las personas como tú y como yo que utilizamos Internet para informarnos.

No lo permitamos. Comparte la petición en Facebook y pide a tus amigos que la firmen >>

Tramposos en Beatport

logo beatport

Beatport, la tienda online de música electrónica, ha emitido un comunicado sobre los tramposos que intentan manipular los diferentes charts de la web. En vez de permitir el flujo de dinero detrás de las tácticas de “hinchar” temas por medio de bots o compañías que ofrecen este tipo de servicios, dejando atrás a los consumidores potenciales que constituyen la columna vertebral de esta comunidad electrónica, Beatport ha decidido apostar por mejorar sus métodos para detectar este tipo de amaños, tomando la decisión de borrar los temas que incumplan las normas e incluso banear de por vida a los usuarios infractores.

“Monitorizamos nuestros charts a diario buscando anomalías. Estamos mejorando nuestra tecnología para prevenir estos casos. No decimos que los cojamos siempre, pero sí estamos mejorando día a día. Y no estamos de broma…”.

Y nosotros que nos alegramos. Ya puedes leer en ingles el documento al completo aquí.

Fuente: clubbingspain