Energy Control El poder de la información


La reducción de riesgos y el consumo responsable a través del poder de la información. Esa es la base sobre la que se construye el trabajo de Energy Control, un proyecto con más de 15 años de trayectoria llena esfuerzo, motivación y superación que hoy más que nunca se establece como un foco para alumbrar las vías de solución de algunos de los problemas que enturbian el ocio nocturno.

Energy Control es un proyecto de reducción de riesgos asociados al consumo recreativo de  drogas de la ONG Asociación Bienestar y Desarrollo. Su  ámbito  de  actuación  es  estatal  y  cuentan  con delegaciones en las Comunidades Autónomas de Cataluña, Madrid, Islas Baleares y Andalucía. En la actualidad basa su trabajo en dos puntos clave: el reconocimiento de una realidad social vinculada al consumo de drogas y la reducción de riesgos a través del poder de la información.

Para ello desarrolla diferentes actividades:

Noche Segura:

Trabaja con los profesionales del ocio nocturno para reducir las situaciones de riesgo y lograr unos espacios más seguros. Realiza informes de valoración de los espacios donde interviene y  desarrolla cursos de formación para controladores de acceso, además de distribuir guías como: “Guía Preventiva y de Seguridad para Espacios de Música y Baile”, “Guía para la Dispensación Responsable de Alcohol” o “Guía de Atención Sanitaria”.

“En este tipo de intervenciones se hace una observación de temas de seguridad como las salidas de emergenciaventilaciónprecios del agua, aforo… después se emite un informe a la propia organización del evento, y ya depende de ellos si se toman las medidas oportunas”.

Infostand

Son puntos móviles de información sobre drogas en los propios espacios de ocio. La información se ofrece directamente al usuario mediante los materiales preventivos y el análisis de sustancias. Este contacto se realiza desde elrespeto y la aceptación de la persona y el consumo, de la autonomía y legitimidad de sus decisiones y opciones personales.

Actualmente las diferentes sedes intentan dar servicio a todo el territorio, y los promotores pueden solicitar este servicio en su evento de forma gratuita; aproximadamente la mitad de las intervenciones son solicitadas directamente por el promotor, pero Energy Control también contacta directamente con los organizadores para proponerles el servicio. Aunque existe un feedback positivo, determinados eventos y salas todavía se muestran reacios. “Con los festivales y eventos al aire libre normalmente no hay ningún problema, es un servicio bastante valorado que da buena imagen. Donde sí nos encontramos más problemas para montar servicio de análisis es en salas y recintos”.

energycontrol_stand

Servicio Análisis

Es un servicio gratuito de análisis que permite detectar múltiples sustancias de manera precisa, para que los usuarios puedan saber la composición de las sustancias que han decidido consumir y el equipo del servicio de análisis puede asesorarles para que hagan un uso de menor riesgo.

Para ello utilizan diferentes técnicas, en función de las diferentes necesidades y de los recursos disponibles. Los más utilizados son los test colorimétricos, que permiten dar información  rápida sobre la presencia o ausencia de sustancias activas como el speed, el éxtasis, la cocaína, la ketamina y el Nexus (2CB). Estos tests son los que suelen realizarse en el propio espacio de ocio.

La cromatografía de capa fina (TLC), es una técnica más precisa, ya que permite analizar un abanico mucho más amplio de sustancias, diferenciar los derivados y detectar los adulterantes más habituales, aunque no permite determinar la pureza de los compuestos, para ello habría que completarla con otras técnicas avanzadas. Este tipo de análisis con TLCsuele estar disponible a través de sus sedes, aunque hay muchas diferencias dependiendo de la Comunidad Autónoma.

Cada año aumenta la cifra de muestras analizadas, en el 2013 se batió el récord con más de 4.000 muestras. Uno de los datos más significativos de este 2013 es un aumento de adulteración de las drogas ilegales con nuevas sustancias psicoactivas (las llamadas NPS- New Psichoactive Substances), tendencia ya observada durante el 2012. Se trata de sustancias sobre las que hay muy pocos datos de investigación por lo que se desaconseja su uso. “Cuando hablamos de NPS no disponemos de información contrastada para asesorar a los usuarios/as y desconocemos qué dosis aconsejar, cuál es el margen de seguridad, quémezclas no realizar,…en definitiva, a qué riesgos se exponen.

energycontrol_analisis

Alertas

A partir de los resultados obtenidos en el servicio de análisis, se lleva a cabo una monitorización constante del mercado ilegal de drogas y la comunicación de alertas a los consumidores cuando se detectan incidencias que puedan suponer riesgos para su salud. La mayoría de las últimas alertas están relacionadas con las adulteraciones mencionadas anteriormente y con las pastillas.

“Estas tendencias responden a ciertas modas en el consumo. Entre el 2008 y el 2011 se dio un periodo de escasez de MDMA y la mayoría de las pastillas estaban compuestas por otras sustancias. Concretamente en Madrid se detectaron varios casos. Ahora el MDMA ha vuelto a entrar en circulación y ahora el riesgo que entraña es que se distribuye en dosis muy altas”.

Ocio, música y consumo en 2013

Aunque todavía es pronto para conocer los datos finales sobre el consumo de drogas en 2013, existe información significativa sobre las tendencias de consumo actuales dentro del ocio. Las sustancias más consumidas son el alcohol y el cannabis, seguidas del MDMA, la cocaína y la anfetamina (speed). Después, en porcentajes minoritarios, se encuentran otras drogas como laKetaminaLSDsetas y otras sustancias nuevas. Un gran porcentaje del consumo de estas sustancias se produce dentro de eventos relacionados con el ocio nocturno, por lo que, desde determinados prismas sociales, a menudo se relaciona directamente la música electrónica con el consumo de drogas:

Las drogas y la música han ido de la mano desde tiempos ancestrales y son elementos indispensables comunes a todo tipo de celebraciones. Cambian el tipo de sustancias, cambian las formas, cambia la música, los espacios… pero se mantienen las motivaciones para acompañar la fiesta con drogas: diversión, experimentación de nuevas experiencias, sociabilidad, sentimiento de comunión, evasión, excitación… Las bebidas alcohólicas han sido las drogas de acompañamiento por excelencia. Los estudios nos muestran que existe una clara relación entre juventud, consumo de drogas y espacios de fiesta y diversión (sea del estilo que sea). La música electrónica, no es una excepción  aunque cabe insistir en el hecho de que el consumo de drogas no es exclusivo de los eventos de música electrónica, ni todas las personas que acuden a este tipo de eventos consumen drogas”.

Durante el último año, desgraciadamente, hemos relatado varios sucesos que vinculan los eventos de música electrónica con situaciones de riesgo para el usuario, principalmente relacionadas con la configuración de los espacios (aforos) y con el consumo no responsable de sustancias estupefacientes. ElElectric Zoo de Nueva York, el Defqon.1 en Australia o, dentro de nuestras fronteras, festivales como el S.O.S de Murcia o el Viña Rock tiñeron su balance de negro al tener que hablar de muertes relacionadas con consumo de sustancias.

Según la perspectiva establecida por asociaciones como Energy Control, este tipo de situaciones de riesgo podrían reducirse al mínimo si se llevara a cabo una acción regulada e impulsada por los organismos públicos para garantizar la información y la reducción de riesgos.

“La mejora de las políticas de drogas actuales pasaría por reconocer que el consumo de drogas existe, existió y existirá. Seguir insistiendo en una “guerra contra las drogas” que lucha para conseguir un mundo libre de drogas no es más que insistir en una gran utopía y mantener una guerra perdida desde su inicio, con el coste social y humano que conlleva. Por lo que parece legítimo y sensato apostar por políticas de acercamiento y acompañamiento, integradoras, no criminalizadoras, políticas que respeten la decisión de las personas adultas a consumir, que reconozca que existen muchos matices en el consumo, desde el experimental hasta el problemático, situándose -afortunadamente- la mayoría de personas en un consumo no problemático. Reconociendo diversas realidades en el consumo, se pueden ajustar las acciones de prevención, desde reforzar la abstinencia de los que no consumen, hasta facilitar el acceso a espacios de tratamiento a aquellos/as que lo necesiten, pasando por ofrecer información y asesoramiento para un consumo responsable a aquellas que ya están en contacto con el consumo de alcohol y otras drogas. Y esta perspectiva no parece estar en consonancia con las políticas de drogas y sociales que últimamente están sobre la mesa. En este sentido, desde Energy Control rechazamos de pleno la nueva y polémica ley de seguridad ciudadana que, respecto a drogas, criminaliza y penaliza aún más a las personas consumidoras, en un momento histórico donde la regulación es un debate abierto en muchos países del mundo”.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.