Las salas de conciertos de Madrid pueden desaparecer


 

El Ayuntamiento de Madrid, con la alcaldesa Ana Botella al frente, ha decidido a tirar para adelante la nueva Normativa de Plan Zonal Específico de la Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) del Distrito Centro. Esa normativa, con la que se busca aplacar los problemas de ruido que sufren los vecinos de ciertas zonas de la ciudad, prohíbe la nueva implantación, ampliación o modificación de salas de fiestas, discotecas y bares de copas con o sin música en directo en la zona del centro y, quizás lo más sangrante, pone caducidad a las licencias ya existentes, dejando en el aire su futuro. Según se explica en una petición online contra la normativa dirigida al Ayuntamiento de Madrid, al término del plazo contemplado en sus licencias, los establecimientos ya existentes deberán “atenerse a las condiciones de uno de nueva implantación, esto es, desaparecer como tales o cambiar su modelo de negocio”.

La normativa se apoya en un Mapa Estratégico del Ruido en el que se clasifica cada calle céntrica en tres categorías dependiendo de su nivel de contaminación acústica. Así, Plaza del Dos de Mayo o Libertad entrarían en la categoría alta, Plaza de la Cebada o Noviciado en la moderada y Embajadores o parte de Conde Duque en baja. El listado completo de calles y su afectación a cada categoría se puede consultar en el texto completo de la normativa que encontraréis aquí.

La nueva regulación no ha tardado en encontrar la oposición de quienes abogan por otras formas de regulación distintas a la prohibición. Por ello, se ha abierto una petición que exige su retirada para buscar soluciones alternativas al problema del ruido. Por el momento se han conseguido más de 5.000 firmas de las 50.000 que se necesitan para formalizar dicha solicitud. Puedes sumarte a la petición siguiendo este enlace.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.